La naturaleza, el aliado más efectivo contra el cambio climático

La naturaleza es “una de las formas más eficaces” para combatir el cambio climático y debe ser parte esencial de todos los planes para reducir el calentamiento global. Contando con ella, se puede reducir hasta un tercio las emisiones de gases de efecto invernadero que se necesitan a nivel mundial de aquí al 2030.

Foto:un.org. En Bielorrusia, las turberas se están revitalizando y actúan como sumideros de carbono efectivos.

Cómo la naturaleza puede ser nuestro mejor aliado para revertir el cambio climático es una de las nueve áreas en la que se centrará la Cumbre sobre la Acción Climática, convocada por el Secretario General, que se celebra este lunes 23 de septiembre en Nueva York.

La directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente será la encargada de defender ante los líderes mundiales la necesidad de combatir el calentamiento global con soluciones basadas en la propia naturaleza.

Andersen nos explica las estrategias que podemos poner en marcha.

¿Cómo está afectando el cambio climático a la naturaleza?

El clima mundial está cambiando rápidamente y estos cambios son evidentes a diario. Las temperaturas medias están subiendo, los patrones de lluvia están cambiando y el tiempo en muchas partes del globo es más errático y menos predecible que en el pasado. Los efectos se extienden a lo largo y a lo ancho; los hábitats naturales están cambiando, la biodiversidad se está perdiendo, los ciclos de la agricultura se ven disrumpidos y la escasez de agua está volviéndose algo cada vez más normal.

Los peligros tales como las inundaciones, las sequías, los huracanes y las olas de calor se están haciendo más intensos y frecuentes, destruyen casas, infraestructura y ganado, y cuestan miles de millones de dólares. La crisis climática amenaza el bienestar de la gente y su alimentación, y está empeorando las condiciones de la pobreza.

En junio de este año, el Secretario General dijo que el mundo necesita crear las condiciones para “la harmonía entre la humanidad y la naturaleza”.
Se trata de acciones que protegen o restauran ecosistemas naturales y los gestionan de una manera sostenible y, a la vez, abordan desafíos sociales suministrando, por tanto, bienestar a los humanos y beneficios a la biodiversidad. Así que, ya se trate de alimentación, cambio climático, acceso al agua potable, salud, gestión del riesgo de desastres o desarrollo económico, la naturaleza puede ayudarnos a encontrar el camino.

El cambio climático es una parte importante en la solución del rompecabezas. Hay muchas formas de abordar el cambio climático, pero una de las más efectivas e inmediatas está en el umbral de nuestra puerta… la naturaleza.

Por ejemplo, las soluciones basadas en la naturaleza pueden centrarse en reducir las emisiones producidas por las prácticas agrícolas o de deforestación y mejorando la capacidad de los ecosistemas naturales para eliminar dióxido de carbono de la atmósfera. Hay que recordar que es el dióxido de carbono el que contribuye a los gases de efecto invernadero que conducen al calentamiento global.

La Cumbre sobre la Acción Climática nos ofrece una oportunidad para catapultar soluciones basadas en la naturaleza en la vanguardia de la acción para mitigar los efectos del cambio climático.

Recommended For You