El buscador de nuevas tierras, se retira

Después de nueve años en el espacio profundo, recogiendo datos que revelaron que nuestro cielo nocturno estaba lleno de miles de millones de planetas ocultos, más planetas incluso que estrellas: el telescopio espacial Kepler de la NASA se ha quedado sin combustible para otras operaciones científicas. La NASA ha decidido retirar la nave espacial dentro de su órbita segura y actual, lejos de la Tierra. Kepler deja un legado de más de 2,600 descubrimientos de planetas fuera de nuestro sistema solar, muchos de los cuales podrían ser lugares prometedores para la vida.

Kepler ha abierto nuestros ojos a la diversidad de planetas que existen en nuestra galaxia. El análisis más reciente de los descubrimientos de Kepler concluye que es probable que entre el 20 y el 50 por ciento de las estrellas visibles en el cielo nocturno tengan planetas pequeños, posiblemente rocosos, similares en tamaño a la Tierra y ubicados dentro de la zona habitable de sus estrellas progenitoras. Eso significa que están ubicadas a distancias de sus estrellas progenitoras donde el agua líquida, un ingrediente vital para la vida tal como la conocemos, podría acumularse en la superficie del planeta.

El tamaño más común del planeta que Kepler descubrió no existe en nuestro sistema solar, un mundo entre el tamaño de la Tierra y Neptuno, y tenemos mucho que aprender sobre estos planetas. Kepler también descubrió que la naturaleza a menudo produce sistemas planetarios repletos, en algunos casos con tantos planetas orbitando cerca de sus estrellas progenitoras que nuestro propio sistema solar interior parece escaso en comparación.

Recommended For You