La Niña amenaza con lluvias por encima de lo normal Sur América

La Niña puede traer lluvias por encima de lo normal en grandes partes del norte de sur América, mientras que más al sur pueden producirse lluvias por debajo de lo normal tanto en la costa oriental como occidental.

El último episodio intenso de La Niña se registró entre 2010 y 2011 y luego le siguió un episodio moderado el año siguiente.

“La Niña es un fenómeno que produce un enfriamiento a gran escala de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial, además de otros cambios en la circulación atmosférica tropical, a saber, los vientos, la presión y las precipitaciones. Por lo general, tiene efectos en el tiempo y el clima contrarios a los de El Niño, que es la fase cálida del fenómeno denominado ‘El Niño-Oscilación del Sur’”.

El último boletín sobre El Niño/La Niña de la OMM destaca la “alta probabilidad” (90 %) de que la temperatura de la superficie del océano Pacífico tropical se mantenga en los niveles propios de La Niña hasta finales de 2020, y tal vez hasta el primer trimestre de 2021 (55 % de probabilidad).

Esta situación se produce tras un año sin registrarse condiciones propias para ninguno de los dos fenómenos.

El Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas, explicó que “la Niña tiene típicamente un efecto de enfriamiento de las temperaturas globales, pero este enfriamiento queda más que compensado por el calor atrapado en nuestra atmósfera por los gases de efecto invernadero. Por lo tanto, el 2020 sigue en camino de ser uno de los años más cálidos de los que se tiene registro y se prevé que el período 2016-2020 sea el quinquenio más cálido desde que se iniciaron los registros”.

Sin embargo, la OMM advirtió la importancia de considerar que El Niño y La Niña no son los únicos factores “que condicionan las características climáticas a escala mundial y regional y que no hay dos episodios de La Niña o de El Niño que sean iguales: sus efectos en los climas regionales pueden variar en función de la época del año y de otros factores”.

Por ese motivo, los tomadores de decisiones siempre deben consultar los pronósticos estacionales más recientes para obtener la información más actualizada.

FUENTE: un.org

Recommended For You